• Cumulunimbus Arcus en Mérida Por: Arle Falaha. La tarde noche de hoy, nuevamente, majestuosa arcus, procedente de una nube tipo cumulonimbus, se formó en la Ciudad de Mérida. Los…
  • Despejando dudas sobre los… Por: Arle Falaha. Es totalmente entendible que debido a las altas temperaturas que rigen en la Península de Yucatán, todos estemos deseosos de que se…

Cumulunimbus Arcus en Mérida

Por: Arle Falaha.

La tarde noche de hoy, nuevamente, majestuosa arcus, procedente de una nube tipo cumulonimbus, se formó en la Ciudad de Mérida.

Los cúmulos son los reyes indiscutibles de las tormentas.

Les cuento por qué no existe más soberano entre las nubes que una cumuloninbus.

Estás nubes tipo cúmulos, van desarrollándose y creciendo de manera vertical, su cima puede alcanzar hasta 20 metros de altura, la superficie de su base alcanza muchísimos kilómetros cuadrados difíciles de apreciar a simple vista, sin embargo, cuando adopta forma de arco, se deja apreciar en su máximo esplendor.

Por ello el nombre de «arcus», o como son llamadas en Norteamérica, las «shelf cloud» que traducido al español significaría algo así como un bloque de nube.

Lo que alimenta a las nubes tipo cúmulos son las fuertes corrientes de aire ascendente que se producen en su interior y para ello es necesario que este aire esté sumamente cargado de humedad, de esa manera hay más condensación y a su vez, mayor calor liberado y corrientes de aire ascendentes más fuertes que la hacen elevarse más.

Sin embargo a mayor altura, se empieza a formar granizo y hielo, es por eso que muchas de ellas mueren, pero si el viento sopla de manera horizontal, inclina la nube y ese granizo comienza a precipitarse a la tierra sin afectar esas corrientes ascendentes y por consiguiente la nube sigue subiendo.

Con la altura, la temperatura en los alrededores cae drásticamente permitiendo que esas fuertes corrientes permanezcan más calientes para poder seguir elevándose.

Cuando todas estas condiciones se presentan, nada puede detener a una cumuloninbus más que cuando llega a la tropopausa, que es la zona que marca el límite entre la troposfera y la estratosfera.

A partir de la tropopausa, la temperatura empieza a aumentar debido a la presencia de ozono y es lo que le impide a la cumuloninbus seguir su ascenso.

La tropopausa la detiene a manera de pared y le da ese aspecto y forma que se asemeja a un «yunque». Un bloque plano en su parte superior y con uno de sus lados terminado en punta, alcanzando grandes extensiones de cientos de kilómetros de tamaño.

Durante todo ese proceso que se genera en la nube de fuertes corrientes ascendentes y descendentes compitiendo entre sí, se crea también una gran energía estática que se convierte en inmensas diferencias de potencial eléctrico en la misma nube y también con respecto a la tierra, lo que finalmente produce los rayos.

Para​ que se den una idea de la fuerza que tiene este tipo de nube, les diré que una cumuloninbus puede tener tanta energía como el equivalente a diez bombas de Hiroshima.
Casi nada ¿verdad?.

El «arcus» está situado en la base de la cumuloninbus y es alimentado por el aire frío que va cayendo por ambos lados de la misma, apreciándose como una especie de inmenso rodillo en forma de arco con los bordes generalmente deshilachados tal y como se vió.

Ahora ya saben cómo es que se forma el rey y soberano de todas las nubes: la cumuloninbus arcus.
El tipo de nube más investigada y apreciada por los meteorólogos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *