• Pronóstico de frentes fríos… Se prevén condiciones más cálidas y húmedas en la región. En esta temporada invernal 2019-2020 se espera que en la región de la península de…
  • 2019 se perfila como… En el año se tuvieron los meses de febrero, mayo, junio, agosto y octubre más cálidos de la historia / Todavía faltan unos cálidos  noviembre…

Los vientos de Santa Ana

Por: Arle Falaha.

¿Alguna vez se han preguntado al leer las noticias, quién o quiénes son los responsables de ocasionar cada año tan catastróficos incendios forestales en California y el Norte de México?

Hoy les platicaré quién es el responsable de los mismos.

Al este de la Sierra Nevada, E.E.U.U. y las Montañas Rocosas, se presenta un fenómeno atmosférico llamado «Los Vientos de Santa Ana».

Seis meses al año, desde finales de septiembre hasta principios de marzo, (aunque se pueden desarrollar en cualquier época del año) se forman fuertes sistemas de altas presiones sobre los desiertos de la Gran Cuenca, y el desierto de Mojave, a muy altas latitudes.

Ese aire pasa sobre las montañas y fluye cuesta abajo de las mismas, entre la costa de California y el desierto interno. El aire, al verse forzado a pasar por las estrechas montañas, aumenta vertiginosamente su velocidad.

Al descenso, se va comprimiendo y del mismo modo va aumentando drásticamente su temperatura, mientras que, por el contrario, la humedad va disminuyendo.

El resultado es que cuando los vientos llegan a las costas de California, Estados Unidos (San Diego y los Ángeles) son extremadamente fuertes, cálidos y secos ocasionando que sequen a su paso la vegetación y debido a sus altísimas temperaturas, si alguna pequeña parte de ellas prende, el mismo viento se encarga de propagar rápidamente el fuego, produciendo incendios desmedidos muy difíciles de apagar.

Cuando los vientos descienden más, este mismo fenómeno meteorológico se presenta también en nuestro país, en Baja California Norte.

En Ensenada, Baja California Norte, los vientos generalmente soplan de mar a tierra, ocasionando gran ingreso de humedad, (90%) sin embargo, cuando se presentan los vientos de Santa Ana, le bloquean la entrada a la humedad relativa haciendo que esta, disminuya hasta reducirla muchas veces a tan solo un 6%.

El sur de California en los Estados Unidos, alcanza por las noches temperaturas de entre 35 y 40 °C durante el paso de este fenómeno que dura aproximádamente hasta una semana.

Los incendios forestales han consumido enormes hectáreas en California, E.E.U.U. y en Baja California Norte, México, (Tijuana, Tecate, Rosarito, Ensenada) acabando con viviendas al llegar a zonas habitadas y por ende, obligando de este modo a desalojar a sus habitantes.

Asimismo, los vientos huracanados de los vientos de Santa Ana, producen cortes de energía eléctrica, caídas de árboles y daños a estructuras, diversas enfermedades como alergias, asma, ataques producto del estrés, entre otros, al dispersar sus partículas de polvo.
Por todas estas razones, también son llamados los vientos del diablo. (fenómeno similar)

A causa de ello, se ha capacitado a meteorólogos calificados y conocidos en los Estados Unidos como «Incident Meteorologist Training», quienes brindan asesoría en emergencias y emiten sus pronósticos hasta con una semana de anticipación.

Gracias a los grandes avances tecnológicos, los satélites GOES de infrarrojos de onda corta detectaron el pasado 23 de octubre, en California E.E. U.U. una anomalía térmica del fuego que se hizo evidente por primera vez en las imágenes.

Una estación meteorológica cercana al fuego, registró vientos de más de 120 km/h. Menos de dos horas después de haber comenzado el incendio la humedad relativa era tan solo del 11%.

Posteriormente una vista a mayor escala indicó que el humo había sido transportado unos 650 km de la costa.

Durante muchos años atrás, (1836) estas tormentas de viento ya eran conocidas causando graves daños, no obstante, se les llamaba como vientos del «noreste».

Existen muchas teorías sobre el por qué fueron nombrados los vientos «de Santa Ana», aunque la teoría más aceptada ha sido que provienen del Cañón de Santa Ana, en el Condado de Orange.

De manera lógica, quienes han leído todo esto, no se podrían explicar las razones de este fenómeno, pero para la naturaleza todo tiene un fin.

Los vientos de Santa Ana bajan las temperaturas del mar que se encuentra cerca de las costas, fertilizan el océano, al hacer que las aguas frías se muevan y suban sus nutrientes a la superficie, por otro lado, el polvo que cae a las aguas ayuda a la sedimentación de las mismas.

Ahora ya saben que Los vientos de Santa Ana, o los vientos del diablo, también son parte de nuestra maravillosa naturaleza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *